¿Para qué sirve el café con sal?

Café con sal

Desde esa primera taza que probamos mucho tiempo atrás, jamás podríamos imaginar que por error pudiésemos agregar un toque de sal a nuestra adictiva pero maravillosa bebida.

Sin embargo, es muy probable que tampoco sepas que existe una cultura en el mundo donde se acostumbra a beber el café con un toque de sal; así como lo lees café + sal = tradición.


Tomaré un café mediano con crema, azúcar y sal.

¿Esperar lo? Lo leíste bien: poner sal en tu café ya es una cosa. Sabemos que suena totalmente extraño, pero agregar sal a su café podría mejorarlo.

Desde el auge del imperio Otomano, se encuentra establecida la tradición antes del matrimonio de beber café con unos granos de sal al momento de pedir la mano de una novia. Esta práctica es conocida como la “prueba del algodón” y es llevada a cabo mientras que el padre de la novia da un discurso para el pretendiente.

La prueba consiste en que la novia prepara un tradicional café turco con un poco de sal, el cual da a su prometido; si este bebe sin problemas lo que para muchos sería una terrible infusión, es una buena señal de que la dulce historia de amor seguirá su curso.

Continuando con los relatos de amor, tenemos como otras curiosidades acerca de la fama del café con sal y que muchos desconocen, es que desde libros y restaurantes llevan su nombre, ejemplo de ello es: un café con sal Megan Maxwell, este libro habla sobre una divertida y refrescante historia de amor; por otro lado, nos topamos con un no muy romántico local mediterráneo llamado café con sal pamplona.

¿Para qué sirve el café con sal?

Entre tanto, dejemos las pruebas y el romance para otro momento y volvamos a lo que nos concierne: saber a ciencia cierta para qué nos vendría bien probar un café con sal.  En este tema, varios expertos han llegado a la conclusión de que la sal puede hacer maravillas si se incluye en esa bebida que amamos tanto y sin la cual sobrevivimos.

¿Te ha sucedido alguna vez, que al preparar con tanta emoción una rica tacita de café y al probarla es tan amarga, que toda esa alegría se desvanece con el primer sorbo? Pues no te preocupes, muchos hemos sido testigo de tal fatalidad.

Actualmente luego de análisis recientes ejecutados en el vino, se ha determinado que añadir un poco de sal al café antes de su preparación o en la taza, elimina la amargura y el sabor será más placentero y equilibrado.

Esto es posible, ya que la química natural en los alimentos puede ser rectificada alternando o combinando los sabores; en este caso, los iones de sodio contenidos en la sal tienen la capacidad de contrarrestar las partículas que le propinan el amargo al café y acentúan el sabor.

De hecho, esta pequeña técnica, no solo funciona con el café, sino con cualquier bebida, en general, puesto que esta filtra los sabores muy fuertes y los realza.

Como punto positivo, está determinado que la sal no aporta calorías; simplemente no sobrepases la dosis y evita hacerlo a diario, recuerda que mucho de algo, ¡no es favorable!

¿Cómo combate la amargura la sal?

¿Para qué sirve el café con sal?

Todo comienza en la lengua. La superficie de la lengua está revestida con miles de papilas gustativas, cada una de las cuales puede identificar los 5 sabores básicos: dulce, salado, amargo, ácido y umami. La comida en la lengua desencadena una reacción química que luego se transmite al cerebro. Así es como se identifica el gusto.

La investigación muestra que el mecanismo biológico de producir sabores dulce, salado, ácido y umami es similar. La sal, aunque es un sabor en sí misma, trabaja para amplificar estos otros sabores.

La amargura, por otro lado, opera de manera diferente. En lugar de la reacción normal, las papilas gustativas liberan un ion calcio que envía una señal “amarga” al cerebro. La sal, por razones aún no desmitificadas, anula esta reacción en las papilas gustativas, enmascarando la sensación amarga.

Entonces, ¡la sal ayuda! Pero, ¿cómo debería agregarlo a su café?

Según Alton Brown, un autor de libros de cocina muy popular, agregar un cuarto de cucharadita de sal kosher a 6 cucharadas de café molido neutraliza el amargor y la acidez del café y realza su dulzura inherente. A continuación, puede elegir su método preferido para preparar este café con sal.

Dicho esto, no hay reglas o recetas a seguir al agregar sal a su café.

Puede agregar una pequeña pizca de sal a su café molido antes de prepararlo o agregar una pequeña pizca a un café ya preparado para equilibrar los sabores y redondearlos. Solo asegúrese de no agregarlo con entusiasmo a cada taza, solo cuando sienta que el café es de mala calidad, se ha vuelto un poco rancio o se ha extraído en exceso.

¿Tiene esto algún beneficio para la salud?

El café en sí tiene muchos beneficios para la salud. Está cargado de antioxidantes y contiene bastantes nutrientes importantes como el potasio y el magnesio. El café también puede reducir el riesgo de ciertas enfermedades como el Párkinson, el Alzheimer y la demencia.

El café mejora tus niveles de energía, te da un impulso de adrenalina y te ayuda a quemar grasas. Cuando agrega crema, azúcar, jarabes y sabores para hacer que su café sea más apetecible, solo está acumulando calorías vacías y, al mismo tiempo, niega algunos de estos beneficios para la salud.

Entonces, si está tratando de limpiar su acto, agregar sal a su café en lugar de aditivos densos en calorías puede ayudarlo a controlar su dieta y aun así disfrutar de esa taza de combustible líquido para aviones que tanto anhela.

Otra razón para amar la sal en el café

La sal ayuda a reponer algo del sodio que su cuerpo pierde cuando bebe café.

Los estudios demuestran que solo cuatro tazas de su café favorito al día pueden hacer que pierda hasta 1200 mg de sodio, que en realidad es la ingesta diaria recomendada. Una pizca de sal agregada a su infusión debería ayudarlo a recuperar algo de ese preciado sodio.

¿Es recomendable dar café con sal a una persona borracha? ¡NO!

Granos grandes y pequeños de sal sobre cucharas de madera.

Es posible que te hayas ido de copas y se te pasara la mano; sientes que no puedes mantenerte de pie y recuerdas que en incontables ocasiones te han dicho que para acelerar el pase de una borrachera es bueno beber una buena taza de café cargado, con algo de sal.   

Pero en la realidad esta acción está muy lejos de brindarte la ayuda que necesitas y es algo que está totalmente desaconsejado por absolutamente todos los expertos en la materia; así que la respuesta de esta interrogante que da vueltas a tu cabeza un poco ebria, es un rotundo y enérgico ¡No!

En detalles

La explicación más simple que podemos darte es que, aunque esa taza de café o un buen shot de expreso te puede levantar de inmediato, no va a bajar los niveles de la borrachera. De hecho, en muchas instancias, combinar cafeína y alcohol es una receta totalmente contraproducente y dañina.

Si la intención es que la embriaguez termine lo más pronto posible, lo mejor que podemos hacer es evitar ofrecer o tomar algún tipo de bebida al menos por un buen tiempo; eso incluye el agua.

La razón es muy simple: cada persona tiene una complexión distinta y a partir de allí va a depender si mejora o no, ya que el hígado sólo es capaz metabolizar medianamente unos 150 ml aproximados del alcohol ingerido por cada hora que transcurra.

Por consecuencia, si la toma de licor fue excesiva y continuamos administrando más líquidos, el proceso antes mencionado se alentará y todo ese alcohol consumido persistirá durante más tiempo, causando estragos en el organismo.

Falsos mitos

Entonces, esa antigua leyenda de lo eficaz que es el café para las interminables borracheras surgió a raíz de la mezcla de dos concepciones diferentes dentro de la cultura o tradición popular y que al pasar el tiempo han sido inseparables.

Por este lado tenemos como un hecho comprobado que el alcohol bloquea ciertos componentes que nos mantiene alerta y eleva la producción de otros que causan sedación y nos mantiene en un estado de somnolencia.

Es allí en donde el café toma partido y se le asoció como método eficiente, ya que su ingrediente principal (cafeína) promueve la estimulación y combate el letargo, que nos mantiene en la lona.

Entre tanto, existe la certeza errónea que ha desfilado de boca a boca por mucho tiempo, de que, al inducir el vómito, se expulsa la mayor parte del contenido alcohólico ingerido, y por lo tanto le dirás adiós definitivamente a la borrachera.

Por supuesto, colocar una considerable cantidad de sal en cualquier bebida garantiza una buena expulsada; sin embargo, no es del todo cierto que andarás feliz y sin mareos. Beber el café con sal u ofrecerlo a otra persona embriagada con la intención de ayudarla, sólo hará que la situación empeore.

La verdad es que, si ya se notan los efectos de la embriaguez es porque el alcohol ya se encuentra recorriendo el torrente sanguíneo y por más café con sal o sin ella lo único que obtendrás es que se alargue el tiempo del malestar.

Para finalizar ¿Debería ahora cambiar la leche y el azúcar por sal en su café?

Realmente no! Un café de alta calidad, cuando se tuesta y se prepara bien, sabe muy bien por sí solo. Será ligeramente amargo, pero de una manera que realza el sabor de su café en general. No necesitará azúcar ni leche para hacerlo potable.

Pero el gusto es subjetivo! Entonces, si un sorbo de su café le hace hacer una mueca, continúe y agregue esa pizca de sal en su café. Cortará la acidez y el amargor y suavizará el sabor y lo hará más suave. ¡Solo recuerda que un poco rinde mucho!

Lee también:

Publicaciones Similares